CÓMO ACABAR CON EL RUIDO DE LA CALDERA

El sistema de calefacción central o caldera genera un sonido metálico sordo o hace un ruido de otro tipo


El problema

El ruido de la caldera, o “turbulencias”, está ocasionado por varios motivos posibles, que pueden dividirse entre factores químicos y mecánicos. 

 

Factores químicos

Espuma

La espuma formada en el agua del sistema reduce el contacto entre el agua y el intercambiador de calor, con lo cual se genera un sobrecalentamiento. La espuma responsable de dicho calentamiento puede haberse producido por varios agentes, como un exceso de decapante, sólidos en suspensión u otros contaminantes.

Existe un mito falso que dice que los detergentes de fregar platos minimizan el ruido de la caldera, y de hecho ha habido quien ha puesto un poco en sus sistemas de calefacción central, sin darse cuenta de que en realidad lo que esto hace es generar espuma, una de las principales causas del ruido de la caldera. También produce niveles altos de cloruros corrosivos. 

Depósitos

Los depósitos son unos aislantes excelentes y un aislamiento parcial del intercambiador de calor puede ocasionar una distribución del calor menos homogénea, así como el correspondiente ruido de la caldera. Cuando hablemos de depósitos en sistemas de calefacción central normalmente nos referimos a residuos de la corrosión o películas finas de depósitos calcáreos.

En zonas de aguas duras, la cal se forma en la parte más caliente del sistema – la superficie del intercambiador de calor – generando una costra fina y discontinua que hace aumentar las temperaturas de transferencia de calor por encima de las especificaciones del diseño a otras partes de la superficie del intercambiador de calor. Esto genera turbulencias.

 

Factores mecánicos

Presión del quemador de gas

Cuando una caldera de gran capacidad se instala con un sistema pequeño se produce un desajuste, la caldera completará rápidamente el ciclo y el intercambiador de calor no podrá disipar el calor. Esto se traduce en una ebullición localizada, con el consiguiente aumento del ruido de la caldera.

Configuración del caudal

Un caudal incorrectamente adaptado a los cálculos de la instalación puede restringir la disipación de calor en la caldera, lo que resulta en una ebullición local y por lo tanto turbulencias.

Termostato

Si el termostato de la caldera no funciona correctamente, debe sustituirse para asegurarse de que no se produce sobrecalentamiento.

Diseño del sistema

Si hay válvulas termostáticas de radiadores instaladas en cada radiador, esto puede hacer que la caldera complete el ciclo rápidamente y se sobrecaliente.

Si el tamaño y la instalación de la entrada de agua de alimentación fría y las tuberías de las válvulas abiertas son incorrectos, esto puede resultar en un desequilibrio en el sistema.

Fallos en las piezas de fundición

En los intercambiadores de calor de hierro fundido, un fallo de fundición puede promover una transferencia no uniforme de calor y, como resultado, un sobrecalentamiento localizado.

The solution

En primer lugar, elimine los factores mecánicos mencionados anteriormente como posibles causas del ruido de la caldera. Si ya lo ha hecho, puede suponerse que los depósitos sobre la superficie del intercambiador de calor son lo que genera el problema de turbulencias.

Podría tratarse el sistema con un producto de dejar puesto tipo Sentinel X200 Noise Reducer, que ablanda y elimina suavemente esta costra. O, para una solución más a largo plazo, y si sospecha que otras zonas del sistema pueden estar afectadas, debe limpiarse el sistema empleando el producto químico más adecuado dentro de la gama Sentinel de productos de limpieza.


Products related to this guide: